CONSULTA ESPECIAL

Hace varios años llegué a la conclusión de que un número considerable de personas necesitaba una alternativa de atención psicológica que fuera distinta del modelo tradicional de muchas sesiones semanales. Se trata de consultantes que, por tiempo, dinero o personalidad, no se amoldan a la disciplina que este proceso requiere, y que, además, consideran que ya han dado demasiadas vueltas a su problema y es hora de dejar en claro el asunto, o tomar una decisión al respecto.

A partir de aquella reflexión, dejé de atender la consulta semanal, para dedicarme a realizar lo que he llamado CONSULTA ESPECIAL .

La Consulta Especial no es para personas que requieren un proceso de psicoterapia, sino asesoramiento en un aspecto o circunstancia fundamental de su vida. Está pensada para quienes desean, en compañía de su psicóloga, clarificar una situación, resolver un conflicto puntual, confirmar su percepción sobre determinado asunto, o tomar una determinación. La experiencia ha demostrado resultados excelentes.


Consiste en una cita única de 3 horas, La cita es en mi casa en el campo, a 1 hora 30 minutos de Bogotá, un lindo paraje con una temperatura media de 24 grados. Ante la idea, casi todas las personas encuentran tres obstáculos: El tiempo, el desplazamiento y el costo. Como verás, los tres están en tu mente:

El tiempo. Piensa: ¿Cuántas horas, días, meses y hasta años has dedicado a sufrir a causa de un problema específico?, ¿cuántas a dudar?, ¿cuántas a darle vueltas y vueltas a ese asunto que tanto te preocupa?, y ¿cuánto tiempo estás dispuesto a dedicarle para dejarlo claro de una vez por todas? Si te valoras, si tienes amor por ti mismo, una mañana no te parecerá demasiado. Es una mañana para tu terapia de campo.

El desplazamiento. Siempre recomiendo a mis consultantes que no se tensionen por estar conduciendo. Un conductor de confianza te recogerá en la puerta de tu casa a las siete de la mañana y te trasladará hasta el lugar de encuentro en La Mesa, Cundinamarca. Allí te esperará para devolverte a tu casa o a tu lugar de trabajo, en las horas del medio día. Mientras vas, piensas y pones en orden tus ideas. Mientras regresas, piensas, afirmas tus conclusiones y planeas cómo llevar a cabo tus propósitos. Viajar a través de un bello paisaje y desconectarse de la agitación diaria, representa en sí mismo un gran descanso.

El costo. Es el mismo que pagarías por tres sesiones de terapia tradicional, las cuales suelen ser de 45 a 50 minutos cada una, y una suma adicional por el transporte.

Los comentarios están cerrados.