María Cecilia Betancur nació en Medellín, Colombia, en el seno de una familia numerosa. El padre era un hombre serio y reservado, inteligente, honrado, estricto, responsable e intelectual. La madre, dueña de gran inteligencia, soñadora, tierna, alegre, bondadosa y emprendedora, se caracterizaba por la rara capacidad de transformar cualquier adversidad en un valioso aprendizaje y de ver el aspecto más divertido de toda situación por difícil que fuera. El hogar era un espacio permanente de ruido, de voces, de contacto, de risas y complicidades.

Por ser la penúltima entre  los diez hermanos, creció con un fuerte sentido de autonomía que la llevó a desenvolverse por la vida sin tener que pedir muchas opiniones, sin necesitar de la aprobación de sus mayores y sin dar demasiadas explicaciones de sus actos. El aprecio y la valoración positiva de su madre y sus maestros, fue tallando en su interioridad una clara conciencia de sus capacidades, una gran confianza en sí misma y un entrañable amor por todas las cosas que hacía.

Una vez terminado los estudios de secundaria, ingresó a la Facultad de Teología de la Universidad Pontificia Bolivariana, en su ciudad natal y al terminar, se radicó en Bogotá. Allí se graduó como Psicóloga en la Universidad Santo Tomás. Desde los últimos semestres se fue inclinando tanto por la Psicología Clínica, como por la Psicología Educativa aplicada al grupo familiar. De un buen equipo de trabajo con otros profesionales nacieron las primeras Escuelas de Padres que luego se extendieron por todo el país. Vino, entonces su primera publicación, en coautoría, una obra en treinta fascículos, diez de los cuales fueron adaptaciones del trabajo de la psicóloga norteamericana Ruth Bowdin, que llevó por título “Los padres son maestros”. Antes de recibirse como profesional, hizo su ingreso a la radio, donde permaneció durante varios años, al tiempo que escribía, con mucho éxito, para revistas de amplia circulación. De su paso por la radio le quedaron grandes satisfacciones, entre otras la de haber comenzado su carrera como conferencista. No obstante, según sus propias palabras, también le quedó la experiencia más valiosa que hubiera podido tener: Haber sido despedida sin ninguna razón conocida. El mismo día que abandonó la emisora tomó la decisión de hacer lo que por mucho tiempo había aplazado, dedicarse al oficio de escribir. Asumiendo una austeridad total, se encerró durante un año hasta cuando tuvo lista la obra que le abrió las puertas al gran mundo editorial: Mañana será otro día. La crítica fue excelente, las ventas alcanzaron tal nivel que en pocos meses ya estaba en el mercado la segunda edición. Desde entonces, las grandes empresas nacionales y multinacionales solicitan sus conferencias y seminarios enmarcados dentro del concepto de Calidad Humana. Así, ha recorrido el país dedicada a plantear una dimensión más amplia y más humana del Ser y un sentido pleno de la Vida.

Después de Mañana será otro día escribió “Nuestros hijos, Semillas de futuro”, “Un amor que sirva o un adiós que libere”,“El día que te quieras”, “Dichosos los que saben hablar”, “Hojas de vida”, “Hojas de fe”, “Se separaron y fueron felices”, “El milenario hábito de ser infeliz”. Estas obras fueron publicadas por la editorial Plaza & Janés. En años recientes, con editorial Norma publicó, “En los tiempos difíciles”, “Los secretos de la personalidad encantadora”, “Cuando se quiere de veras”, y dos audiolibros titulados:“Cómo vencer la inseguridad  y recuperar la autoestima”, y “Cómo superar la timidez y cultivar las habilidades sociales”. Después, co Penguin Random House publicó 3 libros de gran éxito: “Madres que trabajan”, “Por qué se mueren los amores” ,y “Al otro lado del miedo”

El perfil profesional de María Cecilia Betancur está íntimamente relacionado con su forma de ser y su vida personal. Se define como una persona alegre y feliz. Está casada desde hace treinta y dos años con un hombre al que admira y ama entrañablemente. La relación entre ellos ha sido toda una maravillosa aventura. Tienen dos hijos que son su orgullo y su reflejo. Por eso, en las entrevistas, cuando le preguntan quién es María Cecilia Betancur, ella responde: “Yo soy lo que hablo”. Es considerada como una de las mas grandes conferencistas que hay en Colombia.

 

 

Categorías: ¿Quieres saber más?