Como escritora, conferencista y psicoterapeuta, mi trabajo se enfoca en 4  áreas fundamentales relacionadas con la personalidad y el comportamiento, con miras a generar en cada persona la consciencia de ser un proyecto de desarrollo humano sostenible:crecimiento en calidad humana, relaciones sociales y afectivas, vida laboral y crianza. La primera de estas es el crecimiento personal en calidad humana.

Durante la infancia y en la adolescencia son numerosos los vacíos que deja el proceso de educación parental y escolar. Es por esto que muchas personas llegan a la edad adulta sin tener claras muchas cosas con respecto a sí mismas, sin fortalezas bien definidas, sin un propósito orientador de su vida, sin herramientas para superar sus deficiencias o para enfrentar los momentos de adversidad. A pesar de ser adultas, necesitan todavía satisfacer algunas de las necesidades psicológicas que hacen a los individuos dueños de una personalidad madura y sana, capaces de desempeñarse con idoneidad y entusiasmo en el mundo afectivo, social, y laboral.

Para todas las personas, y para aquellas en especial, es importante crecer en cualidades vitales como son: autoestima, motivación interior, amor, autocontrol, mentalidad abierta, autonomía, asertividad, pensamiento realista, tolerancia a la frustración y capacidad para solucionar sus conflictos, entre otras.