Somos la familia perfecta. La de la foto tomada hace años donde los padres sonríen satisfechos mientras abrazan a sus niñas de siete y nueve años vestidas con la suntuosidad de dos princesitas _Así comienza Valeria su relato_ Los cuatro vamos al club, salimos en vacaciones, comemos juntos todos los viernes. Papá y mamá se adoran, también son la pareja perfecta y unos padres inmejorables. Sienten un gran orgullo por sus hijas, hoy día profesionales, especializadas y exitosas. Soy cirujana y mi hermana, ingeniera de sistemas. Se casó hace tres años con un príncipe, dice, y es feliz. Para mis padres este ha sido otro sueño cumplido. Yo, mayor que ella, he estado a punto de casarme en dos ocasiones, pero, a última hora, salgo con el cuento de que no quiero frenar mi carrera profesional asumiendo compromisos tan serios. Desde hace dos años, tengo un nuevo novio, Miguel se llama, y soy consciente de que está en verdad muy enamorado de mí. Yo también estoy enamorada pero… de otra persona, una amiga a quien conocí en un viaje. Llevamos una relación hermosaHermosa, muy enriquecedora y, claro está, ultrasecreta. Mi trabajo facilita nuestros encuentros; me proporciona las excusas para llegar tarde a casa, pasar la noche por fuera o quedarme con mi pareja un par de días. A mi novio lo mantengo a cierta distancia; ambos vivimos muy ocupados y convinimos en vernos los fines de semana. Ahora viene el problema: me ha pedido con insistencia que nos casemos, que reduzcamos la cantidad de trabajo y nos dediquemos más el uno al otro. Mis padres y mi hemana han hecho causa común con él. Como veo que ya no puedo seguir esquivando la cuestión del matrimonio por más tiempo, he decidido casarme con Miguel.

__¿Con Miguel? –la interrumpí.

__Es lo que corresponde en mi caso. No tengo otra salida, es lo que se espera de mí.

__ También de tí se espera que seas fiel…

__Y voy a serlo. Miguel es buen tipo y es un buen compañero. No quiero que sufra por mi causa.

__¿Crees que puedas lograrlo?

__Tengo que lograrlo, porque, además…me moriría de vergüenza que llegara a descubrirme en amoríos con una mujer.

__No entiendo muy bien por qué viniste a consulta, si tienes tan estudiada la situación y tan firme la decision que has tomado.

__Es porque…me siento muy triste. Todo lo veo claro y sé cuál tiene que ser el camino… pero no quiero, de eso estoy más segura todavía ¡no quiero! Y me veo como a punto de ser atada a un cepo. Voy sin poner resistencia, pero voy muy triste.

__Dices que casarte es lo que se espera de ti. ¿lo que esperan tus padres?

__Todo el mundo, pero ellos con mayor razón. A ellos les debo todo lo que soy. Yo no me siento capaz de decirles la verdad, de romperles la foto de familia y echárselas a la cara. Toda la vida los he escuchado hablando sobre el tema y sé que condenan y desprecian a los gays. ¿Se imagina cómo será su reacción? Veo a mi madre deshecha en llanto y a mi padre enfurecido. Me horroriza pensar en una escena de esta clase. Caeré de su pedestal, me rechazarán, dejarán de tratarme con el amor de siempre. Quedaré estigmatizada, como la res marcada con un hierro al rojo vivo. No valdré nada para ellos y me odiaré por haberles causado tanto dolor. No puedo, no puedo.

__Ellos, y los demás, esperan que seas una mujer “normal”, como las otras mujeres. Ahora piensa en esto: ¿qué esperas tú de ti misma?, ¿qué tipo de persona quieres hacer de ti?

__Una persona feliz –respondió sin vacilación

__¿Es un deseo simple y negociable, o es una necesidad vital y un derecho?

__Una necesidad, muy profunda, muy grande, no me cabe duda. __Se quedó pensando__ y un derecho, claro. En este punto dí por terminada nuestra primera sesión.

Sabía yo que lo más importante para Valeria era que se apoyara con toda firmeza en esta convicción. A partir de aquí se alzaría en armas. Una semana más tarde, Valeria llegó con la noticia de que había roto la relación con Miguel. Satisfecha del primer paso, estaba empezando a prepararse para ser una persona libre. Sin embargo, le quedaba un buen trecho por recorrer. Su autoconcepto se había moldeado, no a partir de la consciencia personal de ser dueña de mil capacidades, merecedora de una vida feliz, sino con base en lo que sus padres y luego los maestros siempre habían pensado con respecto a ella. En cierto modo, a esto se refería al afirmar: “a ellos les debo todo lo que soy”. La estrategia educativa había sido pródiga en estímulos orientados a conseguir que se convirtiera en una persona como esperaban; para complacencia suya, puesto que casi todos los padres quieren sentirse padres excelentes. Valeria y su hermana hicieron de los suyos los padres perfectos, pero, para lograrlo, tuvieron que corresponder al modelo de hijas aprobado por ellos y por el entorno social. Salvo algunos destellos originales, las dos niñas nunca brillaron con su propia luz. La dependencia las acompañó incluso en la edad adulta.

En el caso de Valeria, el proceso de encender por primera vez llamas de amor propio con lumbre de valoración personal no fue difícil. A medida que progresaba en este sentido, iba dando impulso a su independencia, todo lo cual la llevó a una salida victoriosa del clóset, planeada, cuidadosa y delicada, como una cirugía a corazón abierto.

Tengo publicados tres libros que te ayudarán mucho a fortalecer tu autoestima y tu independencia personal: Estoy encantado de haberme conocido, El día que te quieras, y Los secretos de la personalidad encantadora. Los encuentras en las principales librerías. Algunas de mis conferencias también están enfocadas hacia este objetivo.

 

Categorías: Piénsalo

Entradas relacionadas

Caminos de crecimiento personal

Consciencia al hablar y consciencia al escuchar, son las dos fuerzas que alimentan la relación humana. Ambas se están perdiendo con el uso de los teléfonos móviles. María Cecilia Betancur Relacionado

Caminos de crecimiento personal

Amar y estar enamorado, dos situaciones distintas

El enamoramiento es, en cierta forma, “un estado de consciencia alterada”. Puede empezar a manifestarse bruscamente, como un flechazo, llamado amor a primera vista, o como la transformación de una relación que se inicia de Leer más…

A %d blogueros les gusta esto: