Mi Juano, compañero magnífico de mañanas blancas y atardeceres dorados, cumple años en abril. Me estoy preparando para celebrar ese día. Él sabe cuánto lo amo desde hace cuarenta y siete años. A tal punto, le digo a veces, que si me llegara a decir que se va con otra, ¡yo me les pego! 

Categorías: Piénsalo

A %d blogueros les gusta esto: