En el supuesto de que usted valore de manera objetiva a su pareja y desee preservarla, es necesario que cambie de actitud. El camino más corto y efectivo consiste en la ayuda terapéutica que puede darle un buen psicólogo. Esta opción es la más recomendable para aquellos individuos en extremo celosos que nunca han podido, o no han intentado, superar el problema por sí mismos. Los celos, como trastorno de tipo paranoide, no son fáciles de curar. Incluso al cabo de un proceso terapéutico se pueden obtener buenos resultados sin que se hayan erradicado al ciento por ciento. Aun así, la terapia puede ayudar al individuo a conseguir un alto grado de adaptación, suficiente como para llevar una vida de pareja sin conflictos graves.

Los celos, cuando no son delirantes y tormentosos al extremo se pueden superar mediante un proceso que involucra cambios tanto en la manera de pensar como en la de actuar. No hay la más pequeña posibilidad de terminar un rompecabezas donde en alguna parte las piezas están unidas a la fuerza pero no encajan. Se impone la necesidad de analizar y corregir las muchas piezas que lo conforman y reubicarlas en el lugar que les corresponde. Lo propio sucede con la personalidad de un celoso: todas las ideas relacionadas con la percepción de sí mismo, la autoestima, y su comportamiento habitual, deben ser analizadas, corregidas y ubicadas de la manera correcta. En caso de que usted sea una persona celosa y crea que puede lograr un cambio de actitud por sí misma, tenga en cuenta las siguientes orientaciones:

  1. MEJORE SU AUTOESTIMA

La psicoterapia, los talleres y seminarios sobre el tema, son fuentes de ayuda. Los libros son una excelente herramienta siempre y cuando sean de psicología práctica. Mucha gente se pasa años intentando un cambio personal apoyándose en libros light de superación que no van más allá de un acopio de aforismos, sentencias, parábolas y consejos inpracticables al estilo de: “quiérase cada día más”, “aprenda a perdonar”, “no piense en el pasado”. Pueden ser bonitos, pero nada útiles puesto que no le enseñan nada acerca de cómo lograrlo. Una autoestima fuerte es el resultado de un buen nivel de conocimiento y evaluación del yo real, un autoconcepto elevado, aceptación, autoconstrucción permanente y trato amoroso consigo mismo. Estudie el tema, analícese y practique sin descanso.

2. EXAMINE LAS RAZONES POR LAS CUALES LOS CELOS SON IRRACIONALES. Los celos provocan que la persona deseada pierda estimación, interés y amor por su pareja. Su comportamiento la hace despreciable.

– La presión de los celos, por el temor que producen, controlan la presencia física del compañero, pero no controlan la presencia afectiva. La persona celosa, entre más cerca quiere tenerlo, más lo separa de él. Si este se queda a su lado, lo hace con amargura y le guardará rencor. Eso sí, se quedará el tiempo que le dure el miedo.

-Un individuo celoso se vuelve tan repulsivo, que puede alimentar en su pareja fantasías de infidelidad, el sueño de reposar junto a alguien que la valore y la respete, lo cual sucede con gran frecuencia.

– Causa rechazo y prevención en las personas, no solo del círculo social y familiar de su pareja, sino del suyo. Estas se cuidan de tenerlo cerca por miedo a sus reacciones fastidiosas, cuando no violentas, frente a su compañero. Lo evitan además, para no escuchar sus quejas o tener que responder a sus interrogatorios.

– Los celos se convierten en toda una empresa, cuya administración requiere un dispendio de energía que mejor podría invertirse en crecer como ser humano y tratar de ser feliz.

3.GUÍESE POR IDEAS POSITIVAS

-Todo el mundo es libre de estar con quien quiera y hasta cuando quiera. Nadie es propiedad de nadie, nadie es dueño de otra persona.

-Solamente el amor consigue conservar consigo a otra persona. De ahí la importancia de dar amor genuino, de hacerse deseable, de volverse entrañable para la otra persona.

-Aun en el caso de que ella eligiera a alguien distinto a pesar de que no tiene queja de su amor, hay que acatar el derecho a la libertad. Por dolorosa e inmerecida que le resulte la separación, no se resista. Puede que sufra, pero la vida no acaba ahí. En medio de su abatimiento, para usted será impensable, pero es real: la vida se lleva y trae. Solo hay que ser paciente.

VENZA LOS IMPULSOS Y LOS MALOS HÁBITOS

Por su paz interior y por el bien de su relación de pareja, comience a comportarse en sentido opuesto al que sus celos lo han llevado:

Repase el prototipo del individuo celoso descrito en párrafos anteriores.

Tome nota de cuáles de aquellos comportamientos se parecen a los suyos, piense en otros en los cuales incurre.

Diseñe un plan para eliminarlos uno por uno. Al comienzo puede que le parezca difícil, por ejemplo, reducir el número de llamadas telefónicas, evitar meter la mano en los bolsillos o en la cartera, no hacer preguntas dos días seguidos o acostarse a dormir la noche que él, o ella, se está demorando en volver. En poco tiempo comenzara a sentirlo como algo natural y en unos cuantos meses experimentará un inmenso alivio mental. Su paranoia será cosa del pasado.

Es muy importante que reconozca, si es su caso, que, solo, no puede erradicar este problema y busque apoyo psicoterapéutico.

Lo invito a conocer a su enemigo, “el monstruo de ojos azules”,como se le llama a los celos, y a poner en práctica mecanismos de erradicación, en mi libro UN AMOR QUE SIRVA O UN ADIÓS QUE LIBERE.

 

A %d blogueros les gusta esto: