Nunca, nunca, jamás, vuelvas a usar la palabra fracaso. El que habla de su fracaso se ve como un perdedor. Sustitúyela por frustración y no te sentirás disminuido ante tus propios ojos.                                              María Cecilia Betancur 

A %d blogueros les gusta esto: