En todas las etapas, lo que hacemos y donde lo lleve a cabo, debe tener un sentido de desarrollo y generar un sentimiento de realización personal. Las motivaciones externas, como el dinero y los beneficios que conlleva, el reconocimiento, es estatus, pueden ser importantes y altamente deseables, pero son las motivaciones internas las que deben predominar, para que tenga la vida no sea un pesado deber y, por el contrario, tenga sentido de desarrollo y realización personal. Significa que el trabajo que realizo, la permanencia dentro de una empresa, hacer parte de una familia, conformar un hogar, pertenecer a una comunidad, contar con un grupo de amigos, estar en la universidad o en el colegio, representan valiosas oportunidades para mi desarrollo personal y mi sentido de misión, puesto que  me permiten:

– Confirmar mi identidad, sentirme único y diferente

– Desplegar la creatividad

– Aprender a resolver problemas

– Adquirir mayor seguridad en mí mismo

– Ampliar mi capacidad de conocer y aprender

– Confirmar y aumentar mi autoestima

– Sentirme parte de una comunidad

– Configurar un marco orientador de mi existencia

-Tener una manera propia y amplia de ver el mundo

-Sentirme útil, tener un sentido de misión en el mundo

Ni la empresa, ni mis amigos, ni mi pareja, mi colegio o familia, no me dan sentimientos de realización. Soy yo, con mis ideas y mis acciones, quien los construye, no importa dónde esté, o de quienes me rodee.

Solo una mente abierta, es capaz de hacer consciencia de sus motivaciones internas, y dejarse guiar por ellas.

Para el personal de tu empresa, o para personas de diversas entidades públicas o privadas, mi conferencia MOTIVACIÓN, LA FUERZA QUE LE DA SENTIDO A LA VIDA”, es una caja de herramientas que les ayudará a trabajar con eficiencia y entusiasmo y a llevar unas relaciones laborales, sociales, y afectivas más armoniosas.

A %d blogueros les gusta esto: